Amarás a Dios y a tu prójimo

por | Nov 9, 2006 | Reflexiones | 0 comentarios

Amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu mente, con todo tu ser, y a tu prójimo como a ti mismo (Mc. 12, 30-31)

Domingo XXXII del Tiempo Ordinario, Año B

¿Acaso le dio algo de vergüenza al profeta Elías pedir ayuda a la viuda de Sarepta? Comenzó él con pedir que se le trajera solamente un poco de agua. Pero luego de notar tal vez la buena disposición de la viuda, la cual sin más fue a buscar el agua, Elías pidió además un trozo de pan. En no pedir agua y pan a la vez en una oración solamente, ¿no delata esto un tanteo de situación que tal vez hizo el profeta? ¿Acaso no tanteaba Elías porque, entre otras cosas, tenía algún inconveniente en buscar la ayuda de una viuda?

A la viuda se le da ayuda realmente, no obstante que a ella se le pueda pedir ayuda. Así es, por lo menos desde el punto de vista de las Escrituras Hebreas que hacen mucha mención de la viuda —aunque no del viudo— con respecto mayormente a la necesidad que ésta tiene de ayuda y protección. En precepto tras precepto, se les recuerda a los israelitas que defiendan la causa de la viuda, no la exploten, y dejen que ella coma también del fruto de la tierra y celebre alegremente en presencia del Señor (Ex. 22, 21-23; Dt. 10, 17-19; 14, 28-29; 16, 10-14; 24, 16-21; 26, 12-13; 27, 19; Job 24, 21; 29, 13; 31, 16-18; Sal. 68, 5; 146, 9; Prov. 15, 25; Is. 1, 17. 23; 10, 1-3; Jer. 7, 5-7; 22, 2-4; Ez. 22, 6-8; Zac. 7, 9-11; Mal. 3, 4-6).

Y si la viuda de Sarepta merecía ayuda por viuda, más ayuda le correspondía todavía debido a su hijo, que huérfano, había de ser socorrido tanto como se había de socorrer a la viuda. Doble razón tendría, pues, un israelita para ayudar a este hogar de Sarepta compuesto de una viuda y un huérfano. Y triple razón aún habría habido si hubiera ocurrido dentro de los confines de Israel el encuentro entre Elías, por un lado, y la viuda de Sarepta y el hijo de ella, por otro lado, puesto que ella y el hijo, por extranjeros también, se habrían considerado en necesidad de ayuda y protección.

Según el cuento, sin embargo, la viuda le echó una mano al que en primer lugar debiera haberle dado a ella una mano —aunque al final se beneficiaron más ella y su hijo, pues, «ni la orza de harina se vació, ni la alcuza de aceite se agotó» y más tarde resucitó el huérfano de entre los muertos por la intercesión del profeta. A esta viuda de Sarepta, de todos modos, y asimismo a la viuda del evangelio de hoy, se referían también, creo, las siguientes palabras del discurso que dio Juan Pablo II en Río de Janeiro el 2 de julio de 1980 sobre los pobres de espíritu (Favela do Vidigal 2):

De hecho, los pobres, los pobres de espíritu son
más misericordiosos. Los corazones abiertos
a Dios están, por eso mismo, más abiertos a
los hombres. Están dispuestos a ayudar
desinteresadamente. Dispuestos a compartir
lo que tienen. Dispuestos a acoger en su casa
a una viuda o a un huérfano abandonados [sic].
Siempre encuentran un lugar disponible dentro
de las estrecheces en que viven. Y encuentran
también siempre un poco de alimento, un pedazo
de pan en su pobre mesa. Pobres pero
generosos. Pobres, pero magnánimos.

Los pobres magnánimos constituyen, sin ninguna duda, un gran nube de testigos que tenemos en derredor nuestro (cf. Heb. 12, 1). Evocan la memoria del que, hecho pobre, se ha ofrecido una sola vez para que nuestra extrema pobreza abunde en rica generosidad (2 Cor 8). Nos desafían a que oigamos a Dios decirnos algo mientras nos fijamos en ellos señalar que están dispuestos a compartir lo poco que tienen, a gastar de buena gana todo lo que tienen y hasta desgastarse del todo por Dios y el prójimo (cf. 2 Cor. 12, 15). Estos pobres —como lo afirma el Padre Robert P. Maloney, C.M., en su libro El camino de San Vicente— nos predicarán con elocuencia, si es que los permitimos hacerlo y no nos da vergüenza, permítaseme añadir, pedirles ayuda.

Etiquetas:

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This