Crónica del P. Alfredo Becerra c.m sobre las tareas del Sínodo de los Obispos

Documento sin título

LA EUCARISTÍA , FUENTE Y CULMEN DE LA VIDA Y

DE LA MISIÓN DE LA IGLESIA

Círculos Menores: Segunda, Tercera y Cuarta Sesión.

Todo el jueves 13 y la mañana del viernes 14 de octubre los padres sinodales realizaron los trabajos de los Círculos Menores.

Decimaséptima Congregación General

El Papa Benedicto XVI presidió, en la tarde del viernes 14 de octubre la Decimaséptima Congregación General, la lectura de las Relaciones de los Círculos Menores. El Presidente Delegado de turno fue el Cardenal Francis Arinze, Prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos.

Relación de los Círculos Menores

El fruto de la discusión de los Círculos Menores han sido las Relaciones redactadas como recopilación de las opiniones, sugerencias y reflexiones de los miembros de cada Círculo. Son importantes porque son la expresión más evidente y elaborada del pensamiento de los Padres sinodales involucrados en la discusión de los Círculos y contienen de manera embrionaria los elementos para el consenso general del propio Sínodo. Todas las relaciones consideradas en su conjunto representan, de alguna manera, la primera síntesis del trabajo sinodal. Publicamos a continuación algunos de los resúmenes de las Relaciones de los Círculos.

•  RELACIÓN DE LOS CÍRCULOS MENORES ANGLICUS B: Mons. Donald William WUERL, Obispo de Pittsburg . Ratificaron su convicción de que la Eucaristía es central para la vida de al Iglesia. Discutieron sobre la escasez de sacerdotes, sacerdotes y sobre algunas posibles soluciones: promover las vocaciones nativas, la “solidaridad de personal”, la promoción del diaconado, etc. Insistieron en favorecer programas de formación litúrgica, la participación laical y la inculturación. Finalmente, expresaron su “aprecio por el papel de las comunidades contemplativas de mujeres y hombres que silenciosamente dan testimonio del reino trascendente hecho presente para nosotros en la Eucaristía”.

•  RELACIÓN DE LOS CÍRCULOS MENORES HISPANICUS A: Mons. José María ARANCIBIA, Arzobispo de Mendoza . El Círculo compartió la “preocupación por el hambre de pan material, y el hambre de Dios, en el mundo actual. (…) Vivimos una cultura secularizada. (…) El misterio de la Encarnación Redentora y de la Eucaristía , nos invitan a confiar plenamente en un Dios comprometido con la historia humana”. Manifestaron su tristeza por la infravaloración de la Eucaristía y la falta de sacerdotes. Insistieron en promover una “catequesis, en todos los niveles, como una auténtica mistagogía para los sacramentos de iniciación”. Insistieron en hacer de la celebración del domingo una celebración activa y fructuosa. Es necesario retomar la fuerza renovadora de la Eucaristía , que implica la conversión y renovación personal y comunitaria. “Al comer el Cuerpo y beber la Sangre del Señor, que les da nueva vida, los fieles crecen necesariamente también en el compromiso social, para defender la vida humana, y los valores de la familia, la justicia, la solidaridad y la paz”.

– RELACIÓN DE LOS CÍRCULOS MENORES ANGLICUS C: Mons. Seán Baptist BRADY, Arzobispo de Armagh, Presidente de la Conferencia Episcopal. Los miembros del grupo expresaron su acuerdo en promover: la formación en la fe eucarística, el estudio de la historia del arte y de la arquitectura religiosa, la formación de los celebrantes en el arte de celebrar. En cuanto a la inculturación, insistieron en tener en cuenta algunos criterios para preservar la unidad de la celebración. Es necesario desarrollar el vínculo entre la Misa y la vida cotidiana, explicar las “implicaciones de la participación en la Eucaristía en temas sociales importantes como la justicia, la solidaridad, la reconciliación, el perdón y la paz”. El papel del sacerdote es esencial para hacer disponible este don de Jesús Eucaristía a los fieles. Discutieron sobre las relaciones ecuménicas en el ámbito de la hospitalidad Eucarística. “Nuestro grupo propone que sea realizado un estudio conjunto sobre la práctica católica de la Hospitalidad Eucarística para ayudar a las Iglesias locales a contrarrestar la confusión que existe actualmente en el clero y entre los fieles”. En relación a las Misas para pequeños grupos, propusieron tener criterios claros. Finalmente, propusieron que los minusválidos sean reconocidos plenamente como miembros de la Iglesia y sean ayudados para conseguir una legítima función en la vida litúrgica de la Iglesia.

•  RELACIÓN DE LOS CÍRCULOS MENORES HISPANICUS B: Mons. Alberto GIRALDO JARAMILLO, P.S.S., Arzobispo de Medellín. El grupo inicio con el tema de la Eucaristía y la vida del sacerdote. “Del Sínodo ha de salir una voz de admiración y estímulo a todos los hermanos presbíteros que en el mundo entero hacen posible la Eucaristía y orientan su existencia a partir de una auténtica espiritualidad eucarística”. Los miembros elaboraron 27 proposiciones que recogieron en 10 enunciados.

•  RELACIÓN DE LOS CÍRCULOS MENORES ANGLICUS A: Mons. Diarmuid MARTIN, Arzobispo de Dublín. Al hablar sobre la devoción a la Eucaristía afirmaron que “la acción eucarística del Sacrificio de la Misa es el acto de adoración más importante de la Iglesia. La adoración Eucarística fuera de la Misa podría surgir y conducir a la acción Eucarística. La adoración Eucarística (…) puede sostener ampliamente la santidad de los individuos y de las comunidades”. Recordaron que el arte de celebrar es una manera de entrar en el misterio eucarístico. Así mismo, el grupo subrayo la necesidad de desarrollar la espiritualidad Eucarística de los laicos. Sugirieron elaborar una “guía Eucarística” con contenidos doctrinales, catequéticos y devocionales. El grupo insistió en el vínculo entre la Eucaristía y la Penitencia. Debido a la ausencia de sacerdotes, el grupo enfatiza el valor de la Liturgia de la Palabra como sustento para quienes están privados del acceso a la Eucaristía. En algunas partes del mundo la caída del número de participantes que regularmente asisten a la Misa dominical es una fuente de gran preocupación. “El “eclipse de la fe” entre muchos sólo será superado y revocado sólo a través de la conversión personal”, concluyeron.

•  RELACIÓN DE LOS CÍRCULOS MENORES GALLICUS C: Mons. Paul-André DUROCHER, Obispo de Alexandria-Cornwall . Siguieron las preguntas propuestas por el Relator General al final de la Relación posterior a la discusión. Elaboraron cerca de 75 propuestas, que reflejan el pensamiento del grupo de trabajo. Algunos puntos de discusión concentraron su atención: la actitud ante la secularización; profundizar en la Eucaristía con una catequesis mistagógica; la relación de la Eucaristía con la vida diaria; la escasez de sacerdotes; reconocimiento del celibato sacerdotal, entre otros. Intercambiaron ideas sobre otras cuestiones: la adoración eucarística, el ecumenismo, el compromiso social que deriva de la Eucaristía , la liturgia. El tema del lugar de la confirmación entre los sacramentos de iniciación provocó mucha discusión. Hay que recuperar también la relación entre el bautismo y la reconciliación. Concentraron su atención en: el domingo como día del Señor, la situación de personas en situaciones matrimoniales irregulares; la inculturación de los ritos; y el compromiso de los católicos por la justicia, compromiso que es verificación de la profundidad de una verdadera espiritualidad eucarística.

• RELACIÓN DE LOS CÍRCULOS MENORES HISPANICUS C: Mons. Juan Francisco SARASTI JARAMILLO, C.I.M., Arzobispo de Cali. El Círculo estuvo integrado por 19 padres sinodales y contó con la presencia de dos auditores, dos colaboradores y dos asistentes. Leyeron las 17 cuestiones señaladas por el Relator General. El Círculo determinó por votación los argumentos que se consideraban de mayor interés. Los padres elaboraron proposiciones, a partir de sus intervenciones en el Aula, las que fueron presentadas, discutidas y aprobadas. Como resultado de todo su trabajo surgieron 24 proposiciones.

– RELACIÓN DE LOS CÍRCULOS MENORES GERMANICUS: Mons. Gerhard Ludwig MÜLLER, Obispo de Regensburg . Dijeron que los cristianos, en la civilización occidental, están afectados por la secularización. Ello puede conducir a la trivialización de las verdades cristianas y a la profanación de la liturgia y de la manera de vivir. Existe, continua la Relación , con frecuencia, una discrepancia entre el catequismo aprendido y las tentaciones y presiones de vida colectiva. “Las consecuencias de esto puede ser no sólo la indiferencia, sino también las agresiones hacia la doctrina y la moral de la Iglesia , aparentemente extraña al mudo y hostil a la vida. No obstante, existe el hambre de justicia y de una vida auténtica en la libertad y en el amor”. Preguntan los padres: ¿Cómo puede la Iglesia acoger las preocupaciones, las preguntas y las necesidades de los hombres de hoy y testimoniar a Cristo como respuesta a las preguntas fundamentales sobre la existencia del hombre? Y responden: “Es posible esperar un auténtica renovación de los cristianos, de los religiosos y laicos, sobre todo, de los jóvenes cristianos comprometidos, que se dejan atraer por Cristo, que viven del amor de Cristo eucarístico y que están dispuestos a aceptar un modo de vivir el matrimonio cristiano y la vida según los consejos evangélicos, al cual han sido llamados por el Espíritu Santo para constituir la Iglesia con los distintos carismas. Aquí no se trata de números sino, más bien, de calidad”.

• RELACIÓN DE LOS CÍRCULOS MENORES GALLICUS B: Mons. Robert LE GALL, O.S.B., Obispo de Mende. Consideraron tres temas: el domingo y la familia; la importancia de la misa diaria en la vida del sacerdote; y, la situación de los divorciados casados nuevamente. Presentaron 19 propuestas que se refieren a:
Nuestro grupo lingüístico se reunió durante toda la jornada de ayer y esta mañana, cada uno para expresar aquello que le había impactado particularmente o que escuchó en el curso de la Congregación General. Hemos organizado nuestros temas según un orden lógico y preparamos así 19 propuestas que se refieren a los varios tema: el misterio de la fe representado por la Eucaristía ; afirmar la santificación del domingo, la asamblea dominical tiene que tener un carácter familiar, el arte de celebrar, la institución de lectores, las celebraciones dominicales en ausencia de sacerdote, las consecuencias sociales de nuestras celebraciones eucarísticas, la inculturación, la situación de los matrimonios irregulares, entre otros.

• RELACIÓN DE LOS CÍRCULOS MENORES ITALICUS B: Mons. Renato CORTI, Obispo de Novara . Destacaron dos preguntas: una, relativa a la educación de la fe y , la segunda, al compromiso misionero que hemos sido llamados a cultivar. Discutieron sobre algunos tema: el domingo, el del sacerdote y el de las celebraciones “en espera de sacerdote”, el de la iniciación cristiana, el de la promoción de una pastoral que acoja a las personas que viven en una situación matrimonial irregular. “La presencia en el círculo de miembros procedentes de distintas partes del mundo ha dilatado ciertamente los horizontes (…) Por todo esto creo que puedo decir que ha sido un encuentro fructuoso”.

• RELACIÓN DE LOS CÍRCULOS MENORES GALLICUS A: Mons. Alain HAREL, Obispo titular de Forconio Vicario Apostólico de Rodrigues. “Como obispos – dijo- nos preocupa mucho que la Eucaristía sea verdaderamente “fuente y cumbre” de la vida de todo cristiano y de nuestras distintas comunidades. ¿Cómo podemos hacer que se descubra a Cristo? ¿Cómo conducir a cada vez más cristianos a beber de esa fuente vivificante?”. Es urgente proponer el kerigma de la Iglesia. En la catequesis la Palabra de Dios tiene un lugar central. Es necesario ayudar a los cristianos a descubrir los fundamentos bíblicos de la Eucaristía y a enlazar las dos mesas: la mesa de la Palabra y la mesa de la Eucaristía. “El misterio de la Eucaristía vinculado al descubrimiento de la palabra, nos conduce a la persona de Jesús resucitado”. Es necesario darle la importancia que merece la familia en la educación de la fe de los niños y de los jóvenes. Finalmente, insistieron en abrir la comunión eucarística a la comunión con los que sufren: “La comunión con Cristo nos abre a la comunión y al compromiso con nuestros hermanos que tienen hambre, que sufren, que son excluidos. De ese modo, nuestras comunidades eucarísticas son signos proféticos en medio de este mundo a menudo desgarrado por la violencia, las injusticias, y tan hambriento de reconciliación y de paz”.

•  RELACIÓN DE LOS CÍRCULOS MENORES ITALICUS A: Mons. Francesco CACUCCI, Arzobispo de Bari-Bitonto. El grupo formuló 15 propuestas, agrupadas en cuatro secciones: la Eucaristía y la Iglesia , la Palabra de Dios y la Eucaristía , el Misterio celebrado y el Misterio vivido. En cada sección con claras referencias a la variada problemática en el campo litúrgico y pastoral.

Alfredo Becerra Vázquez, C.M.

Pin It on Pinterest

Share This