Sínodo de los Obispos (4)

por | Oct 4, 2005 | Iglesia | 0 comentarios

El P. Alfredo Becerra c.m. escribe la crónica de la Segunda Congregación Sinodal

Documento sin título

Eucaristía y comunión eclesial

Segunda Congregación General

La segunda Congregación General del Sínodo inició el 3 de octubre a las 16:30 p.m. en el aula sinodal. El presidente delegado fue el Cardenal Francis Arinze. Estuvieron presentes 241 padres sinodales.

Las intervenciones de los padres reunidos han dado especial atención al aspecto pastoral del Sínodo, es decir, traducir a la acción concreta para el pueblo cristiano.

“Eucaristía y comunión eclesial”, tema sugerido del Instrumentum laboris (parte 1, cap.2), parece que fue el argumento preferido por los padres sinodales . El centro de la discusión de los padres sinodales fue centrar la Eucaristía como fundamento de unidad entre los cristianos, lo cual fue signifcativo porque estaban presentes algunos miembros de las las Iglesias separadas.

El Cardenal. José Saravia Martins, C.M.F., Prefecto de la Congregación para las causas de los Santos, dijo que la Eucaristía es fuente de comunión con el Salvador y con la comunidad eclesial: “ La Eucaristía , por tanto, al unir vitalmente a los hombres a Cristo, los une también entre ellos. El mismo Cristo se convierte, en la Eucaristía , en vínculo viviente entre los miembros de su Cuerpo. La Eucaristía abate todas las barreras culturales y sociales, para hacer de todos aquellos que la reciben una sola Comunidad de fe, de esperanza y de amor… Nunca como en la celebración de la Eucaristía , la Iglesia es y aparece, tan perfectamente una, una koinonia, una comunión. La Iglesia es una porque una es la Eucaristía «.

Mons. Philippe Gueneley, Obispo de Sangres (Francia), insistió en la necesidad de fortalecer el proceso de fe desde una adecuada iniciación cristiana. “Una de las principales preocupaciones de los Pastores en las comunidades cristianas es la iniciación a la Eucaristía. Esta iniciación se relaciona con los niños que se preparan para la primera comunión, así como también a los jóvenes y adultos a los que se les propone un recorrido catecumenal adecuado a su edad, que les conduce progresivamente a la celebración de los sacramentos de la iniciación cristiana y, entre éstos, está la Eucaristía … Si la práctica eucarística es débil, quizás sea porque el significado de la Eucaristía no ha sido descubierto. Se necesita proponer celebraciones que preparen a la Eucaristía , así como implementar una auténtica pedagogía».

El P. Joseph William Tobin, C. SS. R., Superior General de la Congregación del Santísimo Redentor, insistió en la relación entre la Eucaristía y la Penitencia , preguntaba: ¿Cómo podemos ayudar a las personas para que vuelvan a tener afecto por el sacramento de la Penitencia y apreciar el don de la Eucaristía como suma motivación para amar a Dios que se ha donado por nosotros?… (ambos) sacramentos reciben su significado más profundo del Misterio Pascual de Cristo, que es la clave para comprender la Presencia Real de Cristo en la Eucaristía y la liberación de los vínculos de los pecados graves a través del sacramento de la Penitencia «.

Mons. Bruno Forte, Arzobispo de Chieti-Vasto (Italia) llamó la atención en la necesidad de valorizar y potencializar la eclesiología eucarística: “Me parece que se valoran poco las potencialidades de la eclesiología eucarística, de decir, de la relación entre Eucaristía e Iglesia, que fue concebido por la gran Tradición cristiana como constitutivo y esencial para el ser y actuar de la misma Iglesia. (…) Uno se pregunta cómo en el Sínodo de los Obispos se puede expresar y realizar mejor la «sinodalidad» o «colegialidad» de los obispos «cum Petro et sub Petro», fundada y expresada en la «communio» eucarística de las Iglesias en la única Iglesia. Corresponde al obispo de la Iglesia que preside en el amor, al Papa, indicar o establecer otras formas posibles que favorezcan el ejercicio de la colegialidad episcopal a la luz de la «communio» generada y expresada por la Eucaristía «.

El Rector Magnifico de la Pontificia Universidad Lateranense, Mons. Salvatore Fisichella, insistió como la Eucaristía refuerza la gratuidad: “En un período como el nuestro, con una cultura que impone la adquisición de cada cosa por el mismo deseo de poseer … la Eucaristía expresa el modo de ponerse ante lo esencial de la vida a través de un comportamiento que se refuerza con la gratuidad. Sin este descubrimiento, difícilmente se podrá pensar en alcanzar en el futuro objetivos que creen progreso para toda la historia de la humanidad”.

El Arzobispo Tadeusz Kondrusiwicz, Arzobispo de Madre de Dios en Moscu (Federación Rusa), reconoció las consecuencias de la reforma litúrgica: “La reforma litúrgica ha permitido una participación más consciente, activa y fecunda de los fieles a la Eucaristía. Pero , junto con los aspectos positivos también ha tenido otros negativos…La violación de las normas litúrgicas ofusca la fe y la doctrina de la Iglesia sobre la Eucaristía , y lleva a la traición de la regla «Lex orandi – Lex credendi»… La alteración de la vida litúrgica exige que se apruebe un nuevo documento doctrinal que acentúe la observancia de las normas litúrgicas”.

El Arzobispo de Puerto Mont (Chile), Mons. Cristian Caro Cordero, propuso que se dedique un año al Sacramento de la Penitencia : “Mi proposición es que, dada la estrecha relación teológica, espiritual y pastoral entre Eucaristía y Sacramento de la Penitencia , y habida cuenta de las sombras en el campo de este último sacramento, se dedique un año al Sacramento de la Penitencia , teniendo como puntos fundamentales: El sentido de Dios vivo y verdadero su eclipse en la cultura moderna; la necesidad de salvación y el anuncio de Jesucristo; el sentido del pecado, que está disminuido o anulado, a consecuencia del olvido de Dios y del relativismo moral; la conversión y la virtud de la penitencia; la dirección o acompañamiento espiritual; la celebración del Sacramento de la Penitencia como encuentro del pecador que se convierte de su miseria y de Dios que, en su misericordia en Cristo, lo acoge y perdona; las condiciones para recibir la Sagrada Comunión. (…) Con respecto a la relación entre Eucaristía y Pastoral vocacional, propongo que en el «Año de la Penitencia » se motive y forme a los sacerdotes para realizar dirección espiritual de los jóvenes y dar tiempo al sacramento de la Reconciliación que, junto con la Eucaristía son fundamentales en la dirección espiritual».

Esta Congregación General se concluyó a las 19.00 hrs con la recitación de Angelus Domini.

Alfredo Becerra Vázquez, C.M.

Etiquetas:

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This