Sínodo de los Obispos (3)

por | Oct 3, 2005 | Iglesia | 0 comentarios

Crónica del primer día del Sínodo de los Obispos. Escribe el P. Alfredo Becerra c.m.

Documento sin título

Primer día del Sínodo de los Obispos

El 3 de octubre, a las 9:00 a.m. en el Aula del Sínodo en el Vaticano, ante la presencia del Santo Padre, con el canto del Himno Veni, Creador Spiritus, han iniciado los trabajos de la XI Asamblea General Ordinaria del Sínodo de los Obispos, con la primera Congregación General. El Santo Padre Benedicto XVI ha tenido la reflexión inicial.

Han intervenido en esta primera Congregación General, el Presidente Delegado, el Exmo. Cardenal Francis Arinze, Prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, para el saludo del Presidente Delegado; S.E. Nikola Eterović, Secretario General del Sínodo de los Obispos, para la Relación del Secretario General; el Exmo. Cardenal Ángelo Scola, Patriarca de Venecia (Italia), para la Relatio ante disceptationem del Relator General.

La relación de Mons. Eterović

“ La Eucaristía que Jesucristo instituyó en presencia de los apóstoles, reunidos con él en torno a la mesa, esta inseparablemente ligada a la Iglesia , desde el inicio hasta el final de los tiempos. Por expresa voluntad del Señor “Hagan esto en memoria mía” (1 Cor 11, 24), el sacramento de la Eucaristía , celebrado en la Iglesia , debería transmitirse de generación en generación, como la más preciosa heredad, como el testamento de amor del Señor Jesús… Debemos agradecer continuamente a Dios Uno y Trino por tal inestimable gracia, porque la Eucaristía , gran don y misterio, continua a ser celebrada, adorada y vivida en la Iglesia. Esa representa el corazón de la Iglesia , la fuente y la cumbre de su vida y de su actividad de evangelización y de promoción humana”.

Mons. Eterović trajo a la memoria la herencia espiritual de Juan Pablo II, su experiencia de fe eucarística que se ha traducido en la Encíclica De Eucharistia , en la Carta Apostólica Mane nobiscum Domine y en su intuición profética en la necesidad de reflexionar sobre la praxis eucarística. Dijo “Deseaba –hablando de Juan Pablo II- como el sacramento de la Eucaristía fuera percibido y vivido y cual influencia tenía en la vida de los fieles, de las familias, de las comunidades y de la sociedad entera”.

La Eucaristía , ha dicho Benedicto XVI, “pide ser recibida, vivida y transmitida de la comunidad eclesial en modo siempre nuevo y adecuado a los tiempos”. Recordando también la herencia de Juan Pablo II, el Papa ha definido la Eucaristía un “lente a través del cual se observa el camino de la Iglesia. Por esto el amado Juan Pablo II ha querido dedicarle un año entero”. Se preanuncia, pues, una particular atención, de parte de los padres sinodales, a la profundización de las aplicaciones pastorales al Sacramento eucarístico.

La relación del Cardenal Scola

  Le correspondió al Cardenal Ángelo Scola, Patriarca de Venecia y Relator General del Sínodo, pronunciar la primera relación sinodal, dicha “ante disceptationem”, antes, es decir, de la exposición y discusión en la Asamblea. Partiendo del tema, que ha definido “el asombro eucarístico” –ya que en la Eucaristía se revela aquello que es el diseño de Dios de amor y la libertad de Dios que viene al encuentro de la libertad del hombre-, el Cardenal Scola ha evidenciado la conexión con la evangelización, subrayando también las causas de la debilitación: “El apagamiento del asombro eucarístico depende, en resumidas cuentas, de la finitud y del pecado del sujeto. Frequentemente este encuentra un terreno de cultivo en el hecho de que la comunidad cristiana celebra la Eucaristía está lejos de la realidad. Vive abstractamente. No habla jamás del hombre concreto, a sus afectos, a su trabajo, a su descanso, a sus exigencias de unidad, de verdad, de bondad, de belleza. Y así, la acción eucarística, separada de la existencia diaria, no acompaña más al creyente en el proceso de madurez del propio yo y en su relación con el cosmos y con la sociedad”.

Si para el Cardenal la centralidad de la Eucaristía y del domingo es un argumento fuera de discusión, el Sínodo deberá interrogarse sobre como despertar el estupor en tantos bautizados no practicantes. El Patriarca se detuvo sobre el carácter de novedad del culto eucarístico: es aquello que San Pablo entendía cuando, en la Carta a los Romanos se expresaba diciendo: “este es su culto espiritual ” (Rom 12,1). El nuevo culto como oferta total de la propia persona, como expresión de la entera existencia renovada”: “cada acto de libertad del cristiano esta llamado a ser acto de culto”. Del culto al valor del rito, Scola ha insistido en la necesidad de fidelidad a las rúbricas litúrgicas, bien en la ductilidad hacia las exigencias de la nueva evangelización en cada ambiente de la vida humana. La reflexión, después, se cambia a la acción eucarística. Entre los temas más interesantes, la unidad de la liturgia de la Palabra y la liturgia eucarística, el Cardenal Scola urge a una profundización de la formación litúrgica del pueblo de Dios y particularmente de los que prestan algún servicio litúrgico.

La reflexión del Papa

  La mañana fue abierta con la reflexión del Papa Benedicto XVI. Explicó el sentido de la colegialidad en la Iglesia , entendida como “corrección fraterna” y compromiso a “estar en la misma fe”, en el mismo “fundamento”. Dijo: “Una de las funciones de la colegialidad es ayudarnos a conocer nuestras lagunas que no queremos ver: no es fácil ver los propios defectos y los otros los ven mejor que nosotros”. La corrección fraterna, ha observado, es para “ayudarnos a ser abiertos, porque podemos ver estas cosas”, nuestros defectos y “ayudarnos unos a otros para que cada uno pueda encontrar su verdad, su integridad como instrumento de Dios”. Todo esto “exige humildad… de ayudarnos reciprocamente”. “Podemos en este sentido ayudarnos con un gran acto de amor, acto de verdadero afecto colegial”.

A esta primera Congregación General del Sínodo de los Obispos, concluida a las 12:20 con la recitación del Angelus Domini guiada por el Santo Padre, estaban presentes 241 padres sinodales.

Alfredo Becerra V. C.M.

Etiquetas:

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This