La Conferencia Episcopal Venezolana ha exigido «una salida pacífica, constitucional y electoral» a la crisis política, socioeconómica y ético-espiritual que vive el paísCARACAS, 31 octubre 2003 (ZENIT.org).- La Conferencia Episcopal Venezolana ha exigido «una salida pacífica, constitucional y electoral» a la crisis política, socioeconómica y ético-espiritual que vive el país y considera que el referendo revocatorio es un instrumento legal, «para que los venezolanos, en ejercicio de la soberanía popular, legitimen, en su origen, a los titulares de los poderes públicos».

Así lo afirma el episcopado en comunicado con el título «La Paz comienza en casa» que deberá leerse en todas las iglesias el próximo domingo.

El texto señala como obligación de todos «y muy en especial del Estado a través de sus diversos órganos», garantizar la normal realización de la consulta popular, «sin intimidaciones, descalificaciones o irregularidades, para que seamos los ciudadanos los que determinemos el futuro que queremos».

El episcopado aclara que expresa esta opinión guiado por «la preocupación por un futuro en paz, libertad y justicia para todos los venezolanos, sin distingos de ninguna especie».

El comunicado denuncia que «los reiterados ataques y los intentos de descalificación a la Iglesia no lograrán disminuir ni paralizar su acción permanente a través de sus reconocidas obras en beneficio de los pobres y necesitados».

El documento episcopal considera que más allá de la familia, el barrio, el pueblo o la ciudad, Venezuela es un gran hogar, «donde todos tenemos la obligación de construir la paz reconociendo la dignidad de los demás y haciendo del perdón, la reconciliación y la solidaridad, los desafíos más urgentes para encarar la pobreza, la violencia y la crisis material y espiritual en la que está sumida nuestra sociedad».

Por este motivo, los obispos han convocado en el país la celebración de la Semana del Abrazo en Familia, comenzará el 3 de noviembre.

ZS03103113

Pin It on Pinterest

Share This