últimas noticias sobre el COVID-19

Reconocimiento a Hija de la Caridad en Guatemala

por | Jul 8, 2003 | Hijas de la Caridad | 0 comentarios

Artículo publicado el día de hoy 7 de julio 2003 en Prensa Libre de Guatemala, en el cual nos relata la vida ejemplar de una Hija de la Caridad en Guatemala.

El artículo fue tomado del sitio:

http://www.prensalibre.com/pls/prensa/detnoticia.jsp?p_cnoticia=60192&p_fedicion=07-07-03

TASSOLILOQUIOS

Sor Cecilia

Es preciso que se declaren del partido de Dios y de la caridad. SAN VICENTE DE PAUL (hablando de las Hijas de la Caridad)

Por : Tasso Hadjidodou

Dos palabras… Una vida para los otros. Soeur Cecile, en francés. Sor Cecilia, en castellano. Una sola prioridad: el prójimo.

Si las calles del hoy llamado Centro Histórico de la Ciudad de Guatemala pudiesen hablar nos contarían detalladamente más de cuarenta años de dedicación a los necesitados de una Hija de la Caridad de la Orden de San Vicente de Paúl.

Nacida de Chateau (Castillo) de Nety, en Francia, Reneé Charrin o Sor Cecilia, nombre que adoptó al ingresar a su Congregación, falleció hace treinta años.

Hace medio siglo aproximadamente, en los alrededores de la Casa Central todavía no transformada con su rostro actual, viviendo con mi madre y mi esposa en la Avenida Centroamérica tuve la bendición de conocer a sor Cecilia.

Con su silueta grabada en mi mente vuelven a mi memoria un conjunto de rostros amigos y de lugares: los Crespo, los Hermosilla, los Bonin, el Doctor Emilio Poitevin, los Jensen, Jeanne Delpree (Tante Jeanne), el Paraninfo y la Rectoría de la Universidad de San Carlos, el Hospital San Juan de Dios con las Hijas de la Caridad, cuando las calles tenían todavía nombre y no habían desaparecido víctimas de los números.

Como muchos habitantes de la capital tuve la suerte de verla, de hablarle, de recibir sus visitas siempre en busca de ayuda máxima o mínima para los más necesitados, “ses pauvres” o “sus pobres”.

Hace algunos meses mis amigos Antonio y Brigitte Cabarrús me invitaron a participar con ellos, otras personas y por supuesto algunas Hijas de la Caridad a los preparativos de la Conmemoración del fallecimiento de Sor Cecilia el 12 de julio de 1973. Nuestras reuniones se realizan en el Hospital Amedesgua (Antiguamente Herrera Llerandi) en la hospitalaria -no exagero- clínica del Doctor Edgar López.

Estas reuniones me hicieron revivir mi adolescencia en Bruselas cuando un banquero de Nueva York, Robert Brunner, siendo nosotros estudiantes de secundaria en el Institut Notre Dame de la Paix nos hizo ingresar a una conferencia de San Vicente de Paúl para que tomemos conciencia de la precariedad existente hasta en las grandes urbes haciéndonos visitar semanalmente ancianos solitarios para quienes lo más importante eran los momentos de conversación con nosotros más que la ayuda que les llevábamos.

Cuando velaban a Sor Cecilia, Sor Genevieve Chardin, Asistente Provincial, dijo: “¡Ojalá que desde el cielo mande a la juventud este celo incontenible por la salvación de las almas, que fue el ideal y la realización de toda su vida!”.

Sor Cecilia tuvo un antecesor, a mediados del siglo XVII, su Fundador, San Vicente de Paúl, quien no teniendo pelos en la lengua o en la pluma, oponiéndose a las decisiones de los Cardenales Richelieu, primero y después Mazarino, escribió a la Reina de Francia Ana de Austria, viendo la amenaza, a la vez de una injusticia y de una hambruna en París, defendiendo al pueblo: “Ruego humildemente a vuestra majestad que lleve a bien que le dé este aviso pues ha hecho el honor de decirme que el rey no ha prohibido que los que han sembrado sus tierras saquen y se lleven sus frutos.

Yo sé que, si su majestad y la vuestra se dignan remediar las trabas que les ponen, ello contribuirá en gran manera a persuadir al pueblo de que sus majestades son para el mejor de lo que se pueda imaginar”.

Varias actividades, estos días, recordarán a Sor Cecilia: Una Misa, una peregrinación al Cementerio de La Verbena, donde descansan sus restos, una develización de un retrato al óleo hecho por la artista Marion de Suremain y el nombramiento por el alcalde Fritz García-Gallont de la Primera Avenida “A”, al costado de la Casa Central, con el nombre de Sor Cecilia.

Etiquetas:

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Noticias de .famvin y de otras webs vicencianas, en varios idiomas

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This