Hace dos años, cuando famvin.org era un proyecto de la Congregación de la Misión, tres sacerdotes vicencianos —John Maher, C.M., Joseph Agostino, C.M., y el fundador de famvin.org, John Freund, C.M.— consultaron con muchas personas y elaboraron ​​un plan, que la Congregación de la Misión aprobó, para ampliar enormemente el alcance de este importante recurso de la Familia Vicenciana.

collaborate to feed the Family

En aquel momento era un proyecto poco estructurado, en cinco idiomas, además de Vinformation. En realidad funcionaba como un proyecto voluntario independiente, financiado por la Congregación de la Misión internacional, la Congregacíon en los EE.UU. y las Hijas de la Caridad de los EE.UU. El P. Freund era el editor, el recaudador de fondos y la mente creativa detrás de todo. Beth Nicol, Monica (Watson) Smith, Marge Clifford, H.C., y Charles Plock, C.M. trabajaban con el P. Freund. Con ellos, Toma Zielinski trabajó para fortalecer famvin.org, manteniendo un sitio en polaco. Los Padres Paúles Giuseppe Turati, Chuno Chávez y Claude Lautissier colaboraban en sus preciosos momentos libres para producir famvin.org en sus respectivos idiomas. Pero había un plan en marcha. Necesitaban un planificador. A través del P. Greg Gay —entonces Superior General de los CM— me pidieron que asumiera la tarea. Después de algunos diálogos sobre mi tiempo y la estructura del plan, acepté su invitación para guiar este proceso durante dos años.

Mientras tanto, la Congregación tomó la decisión de colocar famvin.org y el nuevo plan dentro del ámbito del Comité Ejecutivo de la Familia Vicenciana. ¡Ah, pero desde mi niñez, siempre pude atrapar “una pelota con efecto”!

Han transcurrido dos años y el plan está terminado al 80%, y el otro 20% está en proceso. Ahora, la “Red Digital .famvin” incluye una plataforma famvin.org de seis idiomas totalmente colaborativa, una plataforma vinformation.org en dos idiomas y una red, vincentians.com, en seis idiomas, integrada en la red por iniciativa de Javier F. Chento, quien se unió al equipo durante este tiempo. Todos estos sitios tienen diversas redes sociales relacionados con ellos. Liz y Matt Astridge, Émile Ghali, C.M., Thiago Tibúrcio, y Valerio Di Trapani, C.M. se unieron al equipo en estos años. Muchos otros contribuyen como autores, traductores y administradores de medios sociales.

Mientras que avanza su propio plan estratégico, .famvin ha montado el sitio web de la Oficina de la Familia Vicenciana, un centro de prensa internacional en línea de la Familia Vicenciana, un sitio web del simposio del 400 aniversario en seis idiomas, el sitio de la Alianza Famvin con los sin techo en tres idiomas, y ha asistido a la revisión completa de los sitios internacionales de AIC y AMM, ambos en tres idiomas. Ha habido muchísimas consultas como para mencionarlas todas aquí. Sólo un intenso espíritu de colaboración podría haber logrado esto. Agradezco a todos los que han contribuido a estos esfuerzos. Sin colaboradores comprometidos, esto habría sido imposible para un misionero de tiempo completo en el Altiplano boliviano (yo). ¡Lo hicisteis divertido!

¿Qué más? ¿Por qué estoy contando esto? Porque quiero que todos sepan lo poderosa que es la colaboración. Quiero que los webmasters de la Familia Vicenciana dejen sus “silos” —ya sea impuestos por el exceso de trabajo y la falta de aprecio o comprensión del trabajo que haces, o elegidos por un sentido, sin justificación, de la competencia o quizás para ocultar un sentimiento de “No-sé-lo-suficiente-como-para-hacer-esto-bien”—. Eso fue lo que sentí al principio. Ciertamente no sabía cómo hacer todo esto, pero una red colaborativa de compañeros de trabajo comprometidos, que se han convertido en amigos, reunieron sus dones. Ellos me enseñaron. Yo les enseñé. Una nueva visión surgió. Asi que…

Les pido a todos los webmasters y directores de comunicación que entren en este mundo increíblemente productivo, poderoso y personalmente enriquecedor. Le pedí a Javier F. Chento que coordinara esta “danza” porque sé que, con su liderazgo colaborativo, el sistema solo puede ir a mejor. Eliminen los falsos “cortafuegos” que frustran la comunicación y tan solo hacen que un esfuerzo sea incompleto. Hablen (constantemente) unos con otros y compartan sus ideas abiertamente. Dejen su “silos” informativos y planifiquen juntos. La Familia Vicenciana tiene hambre de formación y noticias sobre sus miembros. ¡Serviremos mucho mejor a la Familia si servimos juntos! Dios os bendiga. ¡Nos vemos en la nube!

Aidan

Aidan R. Rooney, CM, está a punto de finalizar su tarea de superior de la Misión en el altiplano boliviano de la Congregación de la Misión, en la que ha vivido y servido desde 2009. Continuará asistiendo a .famvin y otras presencias digitales de la Familia Vicenciana como voluntario y regresará a servir en la Universidad de Niagara, donde también lo hizo de 1984 a 1994. Espera cenar regularmente con Liz y Matt (editores de famvin.org en inglés) y sus hijos, Millie, Luke y su hijo a punto de llegar, la bendición-aún-no-nacida. Puede ponerse en contacto con él por correo electrónico (en la foto).

Pin It on Pinterest

Share This