Ex 19,2-6; Sal 99; Rom 5, 6-11; Mt 9, 36-10, 8.

“Vayan y proclamen que está llegando el reino de los cielos”

El Evangelio de hoy nos presenta una gran cantidad de temas a reflexionar, algunos de ellos pueden ser: el llamado, la salvación de Dios, el sacerdocio de los fieles, el cansancio de la gente, la compasión, el sentido de la evangelización, el servicio, la gratuidad, entre otros. Dios salva y quiere que su salvación llegue a todos. Este podía ser el resumen de la liturgia de este domingo.

El llamado de ir y proclamar que el reino de Dios está cerca es de toda la comunidad de bautizados, no como muchas veces se piensa, que es de sólo unos cuantos elegidos para esta misión.

Ir y proclamar la buena nueva de Jesucristo en un mundo en tinieblas implica anunciar que es posible vivir en una sociedad donde podamos vivir como hermanos, ayudándonos los unos a los otros. Cada vez esto parece más lejos, pues parecemos mas extraños y egoístas y olvidamos que todos somos hermanos. Es aquí dónde el llamado de Dios es más fuerte: “Vayan y proclamen…” Ir y Proclamar implica, de una manera sencilla, ayudar al que tengo cerca en todo lo que pueda, salir al encuentro del otro. Ayudar a que el otro sienta la cercanía de Dios en su vida y su historia.

Fuente: “Evangelio y Vida”, comentarios a los evangelios. México.
Autor: Blanca López Leija, HC

Pin It on Pinterest

Share This