Secciones

El perdón siempre es comunitario • Una reflexión semanal con Luisa

“Tengo que deciros otra práctica que nuestro muy Honorable Padre nos ha recomendado en la última conferencia, y es la de que tan pronto como nos demos cuenta de que hemos disgustado o estamos disgustando a una o a varias de nuestras Hermanas, nos pongamos inmediatamente de rodillas para pedirles perdón… ¡Ah! ¡Qué práctica! Os la recomiendo, por amor a Nuestro Señor” (c. 537).

San Vicente había dicho:

“Un día hablaba con una superiora de las Ursulinas; y me habló de la unión que había entre sus religiosas. Yo le pregunté con extrañeza: Madre, ¿qué hacéis para tener esa unión, y que no haya nunca diferencias en la comunidad? Ella me respondió: Tan pronto como aparece algún motivo, nuestras hermanas tienen la costumbre de ponerse de rodillas y pedirse perdón entre sí, de forma que no puede entrar la desunión” (IX, 114).

Luisa de Marillac, Carta a Sor Lorenza Dubois que está Bernay, y conferencia de san Vicente a las Hermanas.

reflexion-luisa-fb-esp

Reflexión:

  1. El miembro de la comunidad que ofende a otro, daña también a la comunidad, sin embargo, así como la Hermana ofendida tiene que perdonar, la comunidad tiene que acogerla, pues ella es el Cuerpo de Cristo y cada Hermana, un miembro. Cuando un miembro peca, se separa de Cristo, pero se separa también de la comunidad, su cuerpo. Y toda reconciliación con Dios es volver a integrarse en la comunidad y poder acceder a la comunión eucarística.
  2. Cristo ha concedido a su cuerpo-comunidad que pueda redimir a cada miembro, pues todos han sido redimidos por Él. La purificación de la Hermana que ha faltado es obra de toda la comunidad, que, unida a Cristo, ofrece su perdón al miembro que ha pecado. Y le ofrece un perdón medicinal para su corrección, y que es, al mismo tiempo, ejemplar para la comunidad.
  3. El aspecto comunitario del pecado y el perdón, se ve en que el pecado perjudica a la comunidad y modifica la relación de quien ha ofendido con ella. De ahí, que el perdón tenga que ser igualmente comunitario, y el fruto de la absolución sacerdotal no es solo perdonar el pecado, sino también recibir a quien ha pecado en el seno de la comunidad.
  4. Pero ¿qué valor tiene, para el perdón de los pecados, la acogida de la comunidad, pues la confesión y la absolución se realizan normalmente de forma privada? La acentuación de que el pecado es personal y privado recalca el aspecto jurídico de la absolución, aspecto que ha sido superado con claridad, y hoy día se resalta la relación intrínseca que existe entre la reconciliación del pecador con Dios y su reconciliación con la comunidad.

Cuestiones para el diálogo:

  1. ¿Te cuesta perdonar como persona particular? ¿Y te cuesta perdonar como parte del grupo de la Familia Vicenciana?
  2. En el grupo o Rama de la Familia Vicenciana a la que perteneces, ¿soléis estudiar, dialogar o estudiar qué es el perdón y la incidencia que tiene en el grupo al que perteneces?
  3. ¿Qué quiere decir generalmente la frase “perdono, pero no olvido? Y para ti, ¿qué quiere decir.
  4. ¿Hay perdón en la sociedad de hoy? ¿Y entre los partidos políticos? ¿Y dentro de la familia carnal?

Benito Martínez, C.M.

No comments yet.

Deja un comentario