Quisiera abrir escuelas nocturnas, dominicales e inaugurar en los barrios de París tantos Centros de Artes y Oficios, tantas Sorbonas populares como fueran necesarias para que el hijo del obrero encontrara, como los hijos de los médicos o de los abogados, el tesoro de una enseñanza superior. […] Olvidémonos de nosotros mismos, seamos abnegados en el servicio de Dios y en provecho del prójimo y vivamos con esa santa parcialidad que concede mayor amor a todo aquel que sufre más.

ozanam_firma

Federico Ozanam, en la Asamblea General de las Conferencias, en 1848.

reflexion-ozanam-es

Reflexión:

  1. Federico fue, gran parte de su vida, un profesor, la mayor parte de su tiempo en la afamada universidad de La Sorbona de París. Siempre consideró el saber y la educación como una herramienta fundamental para el desarrollo de la persona, y para la promoción de los empobrecidos. Él mismo fue lo que hoy consideraríamos un sabio, por la amplitud y profundidad de sus conocimientos en múltiples campos del saber.
  2. La tasa de analfabetismo en Francia estuvo en torno al 50% en la época de la revolución (finales del siglo XVIII), aunque mejoró con el tiempo y llegó a ser del 20% a mediados del siglo XIX. Aún así, los niveles de educación entre la clase trabajadora francesa, en su tiempo, eran muy preocupantes. Por eso, como una forma de promocionar a los pobres y a la oprimida clase trabajadora, expone estas ideas en una de las Asambleas generales de la Sociedad de San Vicente de Paúl.
  3. La última frase es especialmente significativa: ni Dios ni nosotros podemos ser imparciales. Ante el sufrimiento, el dolor, la pobreza… la amorosa mirada de Dios, y por tanto también la nuestra, siempre se dirigirán hacia los que sufren estas realidades injustas, en provecho de los demás. En esto los vicencianos hemos descubierto nuestra vocación y la forma de santificarnos, olvidándonos de nosotros mismos y trabajando abnegadamente por el prójimo.

Cuestiones para el diálogo:

  1. ¿Consideramos que dar educación a los necesitados es parte de nuestra vocación vicenciana?
  2. Nuestras instituciones educativas vicencianas, ¿estan orientadas fundamentalmente hacia los más necesitados de nuestro entorno?
  3. ¿Estamos de lado de los pobres?

Javier F. Chento
twitter icon @javierchento
facebook icon JavierChento


Tags: ,

Pin It on Pinterest

Share This