Nuevo Director Provincial en la Provincia de Gijón (España)

4 de octubre de 2003. Estamos de fiesta. Hoy ha sido presentado el P. Juan Velasco Robla, como Director Provincial de las Hijas de la Caridad de la Provincia de Gijón. El P. Velasco sustituye al P. Eblerino Diez.

En la fotografía el nuevo Director Rrovicial.

Sor Consuelo Ajenjo

Normal

Sor Consuelo Ajenjo

1

4

2003-10-05T09:05:00Z

2003-10-05T09:09:00Z

1

558

3070

Hijas de la Caridad

25

7

3621

10.2625

Print

Clean

Clean

21

MicrosoftInternetExplorer4

/* Style Definitions */

table.MsoNormalTable

{mso-style-name:”Tabla normal”;

mso-tstyle-rowband-size:0;

mso-tstyle-colband-size:0;

mso-style-noshow:yes;

mso-style-parent:”";

mso-padding-alt:0cm 5.4pt 0cm 5.4pt;

mso-para-margin:0cm;

mso-para-margin-bottom:.0001pt;

mso-pagination:widow-orphan;

font-size:10.0pt;

font-family:”Times New Roman”;}

 

En un sencillo

acto en el salón, el P. Otero, Visitador de la Provincia de los PP. Paúles de

Salamanca, leyó la Patente firmada por el P. Maloney,

Superior General, mediante la cual nombraba Director de la Provincia al P. Juan

Velasco.El P. Otero, hizo un resumen sobre la

trayectoria del P. Velasco, como Sacerdote Paúl, en la que destacó,

principalmente, su disponibilidad, ya que han sido muchos y muy diversos los

servicios que los Superiores le han pedido y a todos ha respondido siempre con

prontitud, y además, con eficiencia. Ha sido párroco en varios lugares;

encargado de JMV y de Pastoral Vocacional; ha formado parte del Equipo de

Misiones Populares; ha sido Consejero Provincial y Secretario Provincial.

Últimamente ha ejercido su ministerio como párroco y Superior de la Comunidad,

en la Parroquia Santa Luisa de Marillac de Córdoba.

 

En su estilo,

el P. Otero le ha retratado como hombre sencillo, abierto, acogedor, alegre,

con sentido del humor y a la vez responsable, serio y riguroso en su hacer.

 

Sor Julia,

Visitadora, dio la bienvenida al P. Juan, en presencia de alrededor de

doscientas cincuenta Hermanas, venidas de toda la Provincia. Leyó las muestras

de adhesión de Sor Evelyne Franc,

Madre General, de Sor Rosa Mª Miró, Consejera General, del P. Quintano, Director General, de todas las Visitadoras de las

Provincias de España y de los Padres Directores Provinciales.

 

Sor

Visitadora, agradeció, una vez más, al P. Eblerino su

dedicación y su entrega, sin descanso, a la Provincia. Él ha sabido estar

presente y cercano, en los acontecimientos alegres y tristes. Él ha sabido

acudir a todas las llamadas de cada Hermana, que le ha necesitado. Él ha sido

animador: provincia a provincia, casa a casa, Hermana a Hermana. Ha sabido

mantener la ilusión y el impulso vocacional en el día a día, que ha durado

nueve años.

 

Después el P. Eblerino, con emoción incontenible, dio las gracias y dijo

irse con gozo, por la acogida que siempre ha encontrado en las Hermanas de la

Provincia. El largo aplauso le dio un respiro, para que pudiera desahogar sus

emociones.

 

El P. Juan,

fue el último en intervenir y lo hizo solamente para dar las gracias y ponerse

incondicionalmente a disposición de las Hermanas.

 

Seguidamente

se celebró la Eucaristía, con la Iglesia a rebosar y arropado el P. Velasco por

once sacerdotes que con él concelebraron. En su homilía se refirió a su

experiencia de niño, cuando descubrió a San Vicente en un sencillo altar de la

parroquia de su pueblo en Bienvenida (Badajoz). “Me caía bien, aquel abuelo con

niños. Yo le hablaba y él me sonreía”. Al poco tiempo llegaron los misioneros y

supo que habían sido fundados por San Vicente de Paúl. Pronto los siguió hasta Andújar, donde comenzó su formación.

 

Y ahora, “aquí

estoy para serviros, acompañaros y acompañarnos mutuamente en la vocación vicenciana. Jamás pensé ser Director de Hermanas, pero así

lo quieren Dios, los Superiores y San Vicente. Estoy seguro”. “Hace poco pasé

por mi pueblo y le conté todo esto a la imagen de San Vicente. Le dije que lo

de ser Director me parecía mucho. Le pedí por todas vosotras…, y San Vicente

seguía sonriendo”. “Comienzo con temor y esperanza. Pido vuestra oración y

comprensión. Os agradezco vuestra acogida: CONTAD

CONMIGO”

 

El canto del Magnnificat resonó al final como himno de acción de gracias

y un ágape fraterno puso fin a esta bella jornada. Las Hermanas que están

haciendo los Ejercicios Espirituales volvieron a su retiro y las que habían

venido de todos los puntos de la geografía provincial emprendieron el viaje de

regreso con alegría y respondiendo: CUENTA

CON NOSOTRAS.

 

No comments yet.

Deja un comentario